Los estudios realizados en la última década tratan de superar la evaluación tradicional de entradas y salidas (inputs/outputs), incorporando la evaluación de resultados (outcomes) e incorporando la metodología del Retorno sobre la Inversión, ROI (Return on Investment) o del Retorno Social sobre la Inversión, SROI (Social Return on Investment), para medir el beneficio que generan y el impacto económico de las bibliotecas. Esta metodología, desarrollada a finales de los 90, permite obtener valoraciones económicas más allá de los términos estrictamente financieros y de organizaciones y actividades no insertas en el mercado, teniendo en cuenta el impacto medioambiental y el impacto social, además de los datos económicos.

Las técnicas usadas en estas investigaciones se podrían sintetizar según la siguiente tabla:

 

Medidas económicas de las bibliotecas

Valor económico estimado

Métodos: valoración de contingencia o analogía con el mercado

Valor que estarían dispuestos a pagar, o aceptar por renunciar al servicio, o pagar en servicios comerciales

Valor estimado per cápita

Valor total de la red de bibliotecas

Beneficio económico estimado

Método ROI

(o SROI)

Ahorro para el usuario, beneficios medioambientales y sociales

Ratio de retorno de inversión

(x€ / 1€ invertido)

Beneficio total

Actividad económica estimada

Gastos que revierten en la economía local y general

Salarios

Impuestos

Gastos de las bibliotecas

Gastos de los usuarios

Valor añadido

Total impacto económico direct

El impacto económico de las bibliotecas se mide, pues, desde una doble perspectiva:

  • El impacto directo en las economías locales, regionales o generales, a través de los impuestos o aportaciones de Seguridad Social que revierten en el gobierno, de los salarios de los trabajadores, de los gastos en recursos informativos y actividades, de los gastos generales y de la estimación de los gastos generados por el uso de los servicios (tiempo y desplazamientos del usuario).

  • El impacto indirecto se formula a través de distintos índices o ratios: valor de contingencia, valor económico, excedente del usuario, beneficio económico… que tratan de establecer una estimación monetaria de lo que los usuarios tendrían que pagar (o estarían dispuestos a pagar) si tuvieran que comprar los servicios que reciben/usan, cuánto tiempo, costo y esfuerzo les genera el uso, o cuánto estarían dispuestos a pagar (o tributar) por que la biblioteca mantenga los servicios disponibles para la comunidad (incluso a los que no son usuarios).

Gracias a esta metodología SROI se han estimado los beneficios asociados a los servicios de BP cuyos cálculos fundamentales los vemos resumidos en la siguiente hoja de cálculo:

Valor del ROI de las bibliotecas de Navarra